¡¡La mejor receta de pan de muerto!!

Ingredientes

  • 60 ml agua tibia ((¼ taza))
  • 12 gr levadura ((1 cda.))
  • 1 pizca azúcar (para fermentar la levadura)
  • 650 gr harina de trigo todo uso ((5 tazas))
  • 4 huevos (a temperatura ambiente)
  • 200 gr leche condensada ((⅔ taza ó ½ lata))
  • 5 gr sal ((1 cdita.))
  • 5 ml vainilla mexicana ((1 cdita.))
  • 12 gr ralladura de naranja ((2 cdas.) opcional)
  • 150 gr azúcar blanco ((¾ taza) y extra para espolvorear)
  • 200 gr mantequilla ((1 taza menos 1 cucharada) a temperatura ambiente)
  • 1 huevo (ligeramente batido)
  • azúcar (al gusto)
  • ¼ taza azúcar
  • 2 cucharadas agua
  • ½ limón (su jugo)
  • azúcar (al gusto - para espolvorear)
  • 2-4 cucharadas mantequilla (derretida - tibia)
  • azúcar (al gusto)





1. Junta y mide correctamente todos tus ingredientes. Estos los dividirás en 3 grupos, el de la levadura (agua, levadura y poquita azúcar), el de la masa (harina, sal, huevos, leche condensada y vainilla), y el del azúcar (mantequilla y azúcar). 

2. Disuelve la levadura y permite que fermente.

3. Hay una fuente con la harina y agrega todos los ingredientes de la masa ahí, o coloca todos estos ingredientes en el tazón de tu batidora, y comienza a mezclar.

4. Una vez que todo se haya incorporado y la masa tenga buena consistencia agrega la mantequilla alternando con el azúcar. Amasa muy bien hasta que la mantequilla se haya incorporado y la masa tenga cuerpo.

5. Deja reposar la masa hasta que ésta doble su tamaño.

6. Amasa ligeramente y forma el Pan de Muerto, deja reposar una vez más.

7. Hornea los panes y barnízalos (también puedes barnizarlos antes de hornear, revisa la receta completa abajo).

8. Disfrúta tu Pan de Muerto recién hecho con tanto amor




TIPS PARA HACER EL MEJOR PAN DE MUERTO

ANTES DE COMENZAR

Te recomiendo bastante que leas todo el post y la receta completa para que sepas qué esperar y qué hacer cuando llegues a ciertos puntos del proceso sin ningún problema. Créeme, se pueden evitar muchos problemas si estamos preparados para el siguiente paso antes de que este suceda.

PESA O MIDE TUS INGREDIENTES CORRECTAMENTE

Para este tipo de recetas, en las que tendremos las manos ocupadas la mayor parte del tiempo, es importantísimo juntar todos tus ingredientes antes de comenzar. Pero no sólo basta con tener todos tus ingredientes a la mano, necesitas tenerlos medidos y listos para añadir. 

PLANEA BIEN TUS TIEMPOS

Si te gusta comer el pan de muerto calientito recién salido del horno, es muy importante planear de acuerdo a esto. Te recomiendo que comiences con anticipación los preparativos para hacer tu pan, puesto que se deben esperar varias horas para que la masa leude. 

Normalmente, yo lo hago un día antes de cuando lo quiero tener listo, así dejo reposando la masa toda la noche y la espera no se me hace tan larguísima.

LA TEMPERATURA «AMBIENTE» IMPORTA MUCHO

Si vives en un lugar con clima muy frío como yo, lo más recomendable es comenzar un día antes. Y si este es el caso, también te recomiendo que por ese día mantengas tu casa a una temperatura templada para que no tengas que esperar de más. 

De igual forma, si vives en un lugar muy caluroso, prepárate pera un proceso más rápido. No pienses que puedes dejar la masa por muchas horas desatendida porque se puede estropear.

¿PROBLEMAS PARA QUE SUBA LA MASA?

A  la levadura le encanta el calor, así que busca el lugar más calientito de tu casa y deja tu masa reposar ahí. A menos de que ese lugar calientito de tu casa sea el baño, jaja, no tengas miedo de ponerla a reposar en lugares poco convencionales. 

Otra cosa que le gusta mucho a la levadura es la humedad. Intenta colocando el recipiente donde tienes la masa encima de una bandeja con agua hirviendo adentro de tu horno (apagado, por supuesto) y cubriendo la masa con una toalla de cocina húmeda. El horno cerrado mantendrá el calor del agua y la toalla proporcionará la humedad necesaria para que tu masa leude con facilidad.

Y, ¿sabías que el cajón que está debajo de tu horno sirve para mantener el calor en los alimentos? Contrario a lo que muchos piensan o hacen, ese cajón no existe para almacenar cosas. Así que haz uso de él, cuando sea hora de dejar la masa reposar, métela a ese cajoncito mágico y espera con paciencia. Algunos hornos, de hecho, vienen con botón o manija que regula la temperatura de ese cajón, si el tuyo es así, sólo asegúrate de ponerlo a baja temperatura (aprox. 30ºC). 

A LA HORA DE HORNEAR

Asegúrate de sólo usar una de las parrillas de tu horno y que ésta esté posicionada en el centro. Si utilizas más de una parrilla a la vez, la temperatura del horno no se distribuirá de manera uniforme y los panes pueden quemarse o salir crudos.

También debo mencionar que es preferible utilizar charolas de metal de color claro, son más confiables. Pero si no tienes de otra y usas charola de teflón oscura, tus panes tomarán como 15 minutos en hornearse, en vez de 18-20 minutos. En este caso, te recomiendo reducir la temperatura a 170ºC (340ºF) para evitar que se quemen por fuera y/o queden crudos por dentro. 

Publicar un comentario

0 Comentarios